Historia de los canalones en la villa de Madrid
Historia de los canalones en la villa de Madrid

Cuando Carlos III en 1761 aprobó la Instrucción para el nuevo empedrado y Limpieza de las Calles de Madrid, que fué el Proyecto de Don Francisco Sabatini, entre sus disposiciones abordaba los vierteaguas y canalones. Por primera vez se iban a realizar de forma sistemática e integral la limpieza de la Corte.
Esta Instrucción estaba compuesta por 13 medidas agrupadas en dos bloques, en función de si debían ser realizadas por los dueños de las casas, porque afectaban a mejoras en sus viviendas, o satisfechas con fondos públicos porque se trataba de servicios urbanos. Otra obligación que debían satisfacer los propietarios, consistió en poner en todos los tejados exteriores de sus casas canalones de hojalata o plomo con sus desagües correspondientes al ancho de cada calle. Otra más, alude a la obligación de instalar canalones o conductos, vidriados en su revestimiento interior, preferentemente colocados en el interior de las casas, embebidos o adosados a las paredes, para que todos los cuartos de las mismas pudieran verter en ellos las aguas sobrantes de usos domésticos y cocinas. Por esta razón, los canalones debían tener la forma de una i griega -Y-, con los brazos menores de la misma en forma de embudo para permitir, por uno de ellos, el vertido de las aguas, y, por el otro, el empalme con el canalón de otros cuartos del inmueble para facilitar el vertido en la misma bajante que, a su vez, desaguaría en un pozo o sumidero. Si se diera el caso de no poderse habilitar dichos conductos las aguas debían ser obligatoriamente conducidas cubiertas por los patios o portales de las casas hacia la calle, con la debida pendiente, sin provocar molestias a los transeúntes que caminaban junto a las fachadas de las casas, ni estorbos a carruajes y caballerizas con arroyuelos o canales. Para garantizar que efectivamente por esos conductos sólo se podían evacuar las aguas menores se obligó a poner una rejilla en el vertedero.
Ante estas exigencias hubo rechazo y oposición por parte del vecindario. La corona para compensar este gasto que tenían que desembolsar los propietarios de las viviendas, autorizó a éstos a poder subir los alquileres un 5% del coste total de las obras. Esta decisión tampoco gustó a una población que mayoritariamente vivía en régimen de alquiler en la villa de Madrid. Desde entonces hasta nuestros días los canalones son un elemento importante que tener en cuenta en nuestras viviendas. Un buen mantenimiento y un asesoramiento profesional son los mejores recursos para conseguir un buen rendimiento en nuestros canalones. En InstalayRepara estamos para ayudarle y resolver cualquier duda, contacte con nosotros desde la web o al teléfono 91 129 87 84 sin dudarlo.

Limpiar canalón muy sucio
Limpiar canalón muy sucio

Estamos en Alpedrete, en un chalet pareado. El canalón estan repleto de hojas secas que se han pegado a la superficie del canalón y genera tapones y desbordamientos en el canalón. Procedemos a su limpieza con nuestro equipo especial y en 20 minutos esta solucionado. Como curiosidad, encontramos varias monedas de plata de 2000 pesetas en el canalón que entregamos al propietario que como era de esperar, no tenía ni idea de como podían estar allí.

Antenistas autorizados en madrid

¿Te llamámos?